Un amigo para tratar con respeto

 

 

Límpido, Clorox, Blancox, ¿Quién no lo conoce? Un amigo en casa que debemos aprender a manejar para que no se convierta en algo negativo para nuestra salud.

Destacado

Los riesgos están por igual en el trabajo, en la casa o en la calle.

Cuidarte también es manejar los químicos con responsabilidad y precaución.

Ingresa aquí si quieres más información

 

 

Frecuentemente en los hogares, oficinas, hospitales y fabricas se utiliza el hipoclorito en el aseo (Clorox, Límpido, Blancox, etc.), y es que es un desinfectante imbatible, el mejor de todos, pues hasta el momento, ningún agente infeccioso ha podido ganarle la batalla. Es entonces el rey de la desinfección, pero un rey con un carácter ¡bastante fuerte! Y aunque sus bondades son innegables, puede hacer bastante daño a la salud.

A continuación, te presentamos algunas características del hipoclorito que debemos conocer para cuando hagamos uso de él.

Es un producto químico altamente corrosivo (que puede atacar y destruir químicamente los tejidos corporales, materiales, metales, etc.)

Es un agente oxidante extremadamente fuerte.

Es muy inestable, sobre todo frente a la luz y al calor, de forma que puede generar vapores tóxicos, degradarse y volverse peligroso.

Si se mezcla con ácidos, algunos detergentes, solventes o amoniacos, desprende vapores altamente tóxicos y puede formar, dependiendo de la mezcla, compuestos explosivos.

Causa quemaduras, ampollas o cicatrices permanentes en la piel.

Al contacto con los ojos puede causar desde una irritación ligera hasta la pérdida de tejidos y la vista.

Puede irritar las vías respiratorias y sus vapores ser altamente tóxicos.

Por eso, aunque le hayamos tomado confianza por tenerlo tan cerca por muchos años, es importante tener cautela al manipularlo y almacenarlo. Que no nos haya ocurrido un accidente hasta el momento, no quiere decir que estemos libres de peligro.

Al utilizar hipoclorito de sodio, recuerda:

Leer las instrucciones de uso y precauciones del envase. Si estás afiliado con nosotros recuerda que puede entrar a CISTEMA (Centro de Información de Sustancias Químicas, Emergencias y Medio Ambiente de SURA) donde encontrarás la hoja de seguridad de este y todos los productos químicos que tengas que manipular.

Es importante que sepas qué es lo que tienes que hacer en caso de un derrame o un accidente. Si actúas sin tener claro lo que haces, puedes poner en peligro tu bienestar y el de tus compañeros.

Evita mezclarlo con otros productos o con detergentes.

Almacenarlo con mucha precaución, en un lugar ventilado, fresco, seco y protegido de la luz directa del sol.

Evitar el contacto accidental con materiales incompatibles como ácidos, disolventes o combustibles.

Nunca almacenar en recipientes metálicos ya que al ser un corrosivo fuerte, los oxida rápidamente, ni de vidrio por el peligro de rompimiento. Es preferible utilizar envases plásticos, herméticos y opacos para proteger el compuesto de la luz.

Los recipientes deben ser de uso exclusivo de este producto y si se va a utilizar otro envase es importante purgarlo con el mismo hipoclorito para desinfectarlo previamente.

Se debe preparar o diluir en el momento en que se va a utilizar. Luego de un tiempo máximo de 12 horas se debe desechar porque el producto se desactiva por efectos de la luz, calor, contacto con material orgánico, etc.

Evitar la práctica de trasvase porque en ella se da una gran cantidad de accidentes por salpicaduras.

Sea que lo uses en la casa o en el trabajo, es importante que utilices los implementos de seguridad como guantes, delantal protector o monogafas de policarbonato para evitar quemaduras.

Debes tener también cuidado y utilizarlo en un lugar ventilado, no inhalarlo para que no afecte tu garganta o pulmones.

Si en tu trabajo utilizas hipoclorito de sodio, pide sus implementos de seguridad y es importante que conozcas dónde están los kits para derrames químicos.

El cloro es una sustancia contaminante para el medio ambiente. Por ello no se debe utilizar tierra ni aserrín para recoger un derrame, sino los materiales especiales para ello y botarlos según lo sugiere le normativa.